Una Copa de menos

Existe una tradición en España, una maldita tradición, que se arrastra desde hace varias décadas y atemoriza noches y noches a muchos clubes de la primera división. Se hace llamar Copa de S.M. el Rey, conocida a secas como La Copa y es el mejor momento del mes para ir al teatro, leer un libro o fomentar el cine español. Quizá tanto no. 

Existen motivos, muchos, por los cuales la Copa española es, sobradamente, de las peores de Europa, lejos de la italiana o la francesa, y a años luz de la Copa inglesa. ¿Por qué?

1. El cuadro de la competición está hecho premeditadamente para que la final la jueguen equipos de la primera división española, a poder ser, aquellos que compiten en Europa. Con un sorteo natural desde primera ronda se reducen las opciones de finales entre los 7 afortunados. Los 20 equipos de la Liga BBVA, 22 de la Liga Adelante y otros 22 de la Segunda B, excluyendo filiales, hasta llegar a los 64 totales. Se hace un solo sorteo, con todas las bolas, y a esperar que no haya un Barça-Madrid en treintaydosavos. Opciones las habría. [NdR: Entre Segunda y Segunda B existen 20 filiales, por lo tanto quedan 102 equipos a participar. Se podría crear una ronda previa con todos los equipos para llegar a los 64 finales, sorteando quien y quien no debe jugarla].

2. El segundo problema es el formato. Por situar un ejemplo, suficiente palo es para el Hospitalet recibir un 0-2 en un campo donde no había ganado nadie, que además tengas que ir a recibir ¡NUEVE! goles al campo del campeón de Europa. Es muy bonito jugar en los campos de los mejores equipos del país, pero la Copa no es una ONG, y al fin y al cabo, un equipo como el Alavés puede perder dinero por viajar a Barcelona, jugar a las diez de la noche y hospedarse en un hotel.  El enfrentamiento único podría reducir los costes, dar más vacaciones a los jugadores y además, sería cada ronda un match-ball, dando opciones a cualquier equipo. Ganar la Copa es ganar seis [o siete] partidos. Perder uno es ir a casa.

3. Obviamente, el hecho de jugar un solo partido le daría ventaja al club local, así que se equipara con una simple norma: siempre en campo del club de menor categoría. En caso de igualdad, sorteo. Esto, además, vuelve a reducir costes [el equipo pequeño no viaja] y genera que la mayoría de partidos se vuelvan interesantes, pudiéndose llenar el estadio. Si no se llena, no haber puesto las entradas a 120€.

4. Otra norma sería no sortear TODO el cuadro. Ahora mismo hay una lista de equipos que saben a ciencia cierta hasta donde durará su participación en la Copa del Rey, o si les interesa o no pasar de ronda. Se sortea solo la primera ronda, al acabar la fase, otro sorteo para los dieciseisavos. Y así sucesivamente, con la opción de jugar contra seis Segunda B, o contra Barça, Madrid, Málaga, Valencia, Atlético y Athletic, todos los que compiten en Europa. Suerte.

5. Última norma: el ganador va a la UEFA Champions League. Toma premio.

Regulando la Copa, convirtiéndola en un torneo digno, el fútbol español puede dar un vuelco importante. ¿Qué os parece a vosotros?

Anuncios

Deja aquí tú comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s